Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 552

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 553

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 555

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 570

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 573

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 649

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 666

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 673

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 679
Mitos y Leyendas de Tlaquepaque "La monja del refugio"
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Tlaquepaque / Mitos y Leyendas de Tlaquepaque «La monja del refugio»

Mitos y Leyendas de Tlaquepaque «La monja del refugio»

MITOS Y LEYENDAS DE San Pedro Tlaquepaque:
«La monja de El refugio»
El Refugio fue un hospital y casa de ejercicios en San Pedro. Ahora es sede del Museo de Premio Nacional de la Cerámica “Pantaleón Panduro”, de una escuela de artes plásticas y de oficinas del gobierno local. Lo edificó Fray Luis Argüello como nosocomio y lugar de retiro. Empezó a dar servicio con la ayuda de las monjas josefinas en las últimas dos décadas del siglo XIX.
Dicen que una monja entró y no salió. Ni se reincorporó a su convento. Las funciones como hospital de El Refugio terminaron en 1979. Todas las monjas se fueron, menos ella. Han pasado los años. La vocación del hospital es otra. Pero la monja ahí sigue.
Aun en aquellos tiempos, cuando el hospital atiende enfermos, está la monja presente. Su presencia es misteriosa. En el día, el trajín la esconde. La confunde entre las demás. Vestida como las otras su presencia es inadvertida.
Es las noches silenciosas ella es el único ruido. Deambula por los pasillos a la mortecina luz de las lámparas. Mientras sus hermanas se entregan a la oración o al suplicio que para ahuyentar al maligno, se prodigan con el silicio. Sale la monja de El Refugio. Recorre cuarto a cuarto. Escucha los lamentos del enfermo delirante. Del enfermo que no sabe por qué, esta monja sin decir Ave María, posa en la frente caliente su mano helada y se va.
Cuentan del nuevo médico aquel. No creyó en esas cosas. Al conocer la leyenda de risa desternilló –la ciencia, colegas míos, no va con mitos ni cuentos-. Eso dijo. Al decir del tercer día algo pasó. Se recostó en su camastro el médico a descansar. Cigarro en mano. Le comentaba al amigo colega del cuarto sus experiencias profesionales de ese día. Una bocanada de humo tras otra, hasta que de repente cambia su semblante. Se vuelve pálido y desencajado. Como si hubiera visto el diablo. Su ojos están muy abiertos y de su boca quieren, pero no salen palabras. El galeno está aterrado. Con su índice apunta hacia el pasillo. En un supremo esfuerzo grita: ¡La monja! ¡La monja viene hacia mi! Trata de incorporarse y no puede. Su compañero nervioso está. No por el espectro. Él ni lo ve. Nervioso está por la reacción del compañero asustado.
Pasada la visión, que nunca se acercó hasta el médico, dijo el asustado amigo que vio una monjita de blanco. Sin pisar el suelo arrastraba una cadena que hacía espantoso ruido con sus eslabones. En su demencia aseveró que venía hacia él. Ya cuando le podía ver la cara y distinguir las facciones, desapareció. Se esfumó la imagen. Como si fuera una burbuja. El doctor sólo esa noche pasó en El Refugio. Otro día pidió su cambio.
Esta es la primera versión de la aparición de la monja. Al menos es la primera registrada. El médico ya murió. Falleció asegurando que él así lo vio. Hoy la monja sigue manifestándose de muchas maneras. Son infinidad de testimonios los que se tienen. Dicen que vive. Aseguran que en caso de estar muerta va a descansar, va a dejar de ser ánima en pena, el día que saquen el tesoro enterrado, que se halla en la séptima fila de las bancas, donde ella se sentaba a oír misas en la capilla de El Refugio, porque el dinero es su dote. Ahí lo enterraron las hermanas josefinas. Es una buena cantidad que su padre, rico hacendado de Colotlán, entregó a las monjas antes de su muerte, para el cuidado de su hija.

Facebook Comments

About Vivelo Tlaquepaque

Somos un blog con noticias e información importante de Tlaquepaque y el mundo.

Checa esto

Se analiza la compra de 25 camiones recolectores de basura en Tlaquepaque

Está en análisis la iniciativa presentada al  cabildo de San Pedro Tlaquepaque para la adquisición …