Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 552

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 553

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 555

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 570

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 573

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 649

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 666

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 673

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 679
EN LA ERA DE LAS ENFERMEDADES MENTALES: Depresión, la vida en la oscuridad
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Salud / EN LA ERA DE LAS ENFERMEDADES MENTALES: Depresión, la vida en la oscuridad.

EN LA ERA DE LAS ENFERMEDADES MENTALES: Depresión, la vida en la oscuridad.

“Relájate, no es para tanto”, “Espabílate, la vida no es esto”, “Eres un(a) flojo(a)”, “No tienes razones para llorar” “Comienza a madurar”, “No estás en edad para andar con niñerías”, “Eres un(a) cobarde”, “Enfréntate a la vida de una vez y déjate de tonterías”, para quienes padecemos depresión resulta común que personas cercanas a nosotros, nos repitan éstas y otras frases tratando de “motivarnos” a salir de ese estado, por desgracia, aunque nos quieren, desconocen la gravedad del padecimiento e incluso llegan a restarle la importancia que merece; ellos no saben que quienes vivimos con depresión nos hemos dicho esas mismas frases y también intentado todo cuanto nos sugieren sin ningún éxito.

Vivir con depresión no ha sido una elección personal, tampoco es un signo de debilidad, mucho menos es un patrón de comportamiento o un estilo de vida tal como algunos aseguran, quienes nos enfrentamos a esta enfermedad no sabemos y mucho menos entendemos en qué momento todo cambió, aquello que antes disfrutábamos dejó de tener sentido, y ahora lo vemos como un recuerdo muy lejano por momentos borroso como si se hubiera tratado de un sueño. En nuestra realidad ya no hay nada que nos motive o anime y en el peor de los casos que nos haga levantarnos de la cama, para esto último requerimos la mayoría del tiempo de un gran esfuerzo pues sentimos como si algo muy pesado nos impidiera movernos… lo peor de todo es que no podemos controlarlo, nuestra voluntad y fuerza se anulan, comenzamos a vivir en la oscuridad.

Vivir con depresión no es solo sumirse en un estado de tristeza profunda y llanto imparable, es también experimentar momentos de mucha furia, frustración, agresividad  e incluso insensibilidad, no es algo que nos propongamos o que hayamos planeado con anticipación, no nos levantamos un día diciendo “hoy voy a hacer mi vida y la de quienes me rodean lo más miserable posible”, no buscamos formas de dañar a nuestros seres queridos, por increíble que parezca, simplemente sucede, llega de improviso y si la persona que resulta receptor de nuestra agresión, tristeza o insensibilidad no entiende por lo que estamos pasando, puede tomarlo como algo en su contra, como una ofensa personal, cuyo resultado es su rechazo y alejamiento “¡Que otro(a) la(o) aguante!” “¡Está loco(a)!” «Yo no quiero esta clase de dramas ni conflictos en mi vida”… ¡como si estuviéramos felices de sentirnos así! En nosotros se presenta un terrible sentimiento de culpa que nos lleva aún más abajo en nuestro ya mermado estado de ánimo; la ignorancia sobre la enfermedad puede desembocar incluso en pérdida de amistades, separación de las parejas, rencores y muchos sentimientos negativos que podrían evitarse con el conocimiento y entendimiento de lo que esta enfermedad representa.

Para entender qué es la depresión, hay que comenzar mencionando que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, a nivel mundial ésta afecta a más de 350 millones de personas, es una enfermedad común pero GRAVE, es incapacitante pues interfiere con la vida diaria y el desempeño normal de quienes la padecemos; como todas las enfermedades mentales, la depresión es el resultado de diferentes factores sociales, psicológicos y biológicos, es un trastorno del cerebro, que afecta más a mujeres que a hombres, debido a factores de ciclo de vida, hormonales, biológicos y psicosociales únicos en la mujer y que pueden relacionarse con las tasas de depresión más elevadas en el sexo femenino; gracias a las investigaciones realizadas se ha demostrado que las hormonas afectan directamente las sustancias químicas del cerebro que se encargan de regular las emociones y los estados de ánimo, ejemplos de esto serían la depresión post-parto, el síndrome premenstrual y el período de transición a la menopausia ¡Gracias hormonas por hacernos la vida más fácil!

Por otro lado, quienes han pasado por situaciones fuertes tales como desempleo, pérdida de un ser querido, un cambio vital importante, una relación difícil, o simplemente un día cualquiera que llegaron al límite de sus fuerzas, son aquellos que tienen mayores probabilidades de sufrir depresión. Padecerla puede convertirse en un problema de salud serio cuando es de larga duración y con intensidad de moderada a grave pues llega a causar gran sufrimiento, altera las actividades laborales, escolares, sociales y familiares.

De acuerdo a una publicación que sobre este tema realizó el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, imágenes de resonancia magnética mostraron cómo el cerebro luce diferente en las personas que padecen depresión: las áreas del cerebro responsables de regular el ánimo, pensamiento, apetito y comportamiento parecen no funcionar con normalidad, de igual forma hay importantes neurotransmisores que aparentemente no están en equilibrio; por otro lado, aunque este trastorno puede presentarse en cualquier persona, también se menciona que existen algunos tipos de depresión que tienden a transmitirse de generación en generación, en este caso la investigación genética indica que el riesgo de desarrollar depresión se debe a la influencia de múltiples genes que actúan junto a factores ambientales o de otro tipo.

Por si fuera poco, hay enfermedades que coexisten con la depresión, éstas pueden presentarse antes de causarla y/o ser el resultado de ésta, para determinar esta correlación debe realizarse el diagnóstico adecuado. En este sentido, el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos menciona que los trastornos de ansiedad tales como: Trastorno de estrés post-traumático, obsesivo-compulsivo, de pánico, fobia social, etc. frecuentemente acompañan a la depresión. Otro padecimiento que también puede coexistir con la depresión es el abuso o dependencia del alcohol u otras sustancias. En el caso de condiciones médicas que coexisten con la depresión se encuentran las enfermedades cardiacas, derrame cerebral, cáncer, VIH/SIDA, diabetes y enfermedad de Parkinson entre otras; en este caso diversos estudios han demostrado que las personas que padecen depresión además de otra enfermedad médica grave, es posible que presenten síntomas más severos tanto de la depresión como de su enfermedad, la buena noticia de acuerdo a los resultados obtenidos es que si se trata la depresión se puede mejorar la condición médica existente.

¿Qué nos pasa a quienes padecemos depresión? ¿Cuáles son los síntomas que presentamos? Nos convertimos en una Caja de Pandora que al abrirla deja salir todos los males del mundo: Sentimientos de tristeza, ansiedad, vacío, desesperanza, pesimismo, inutilidad, culpa, impotencia; Irritabilidad e inquietud; perdemos interés en las actividades o pasatiempos que antes disfrutábamos, incluso relaciones sexuales; nos sentimos fatigados y con falta de energía; tenemos dificultad para concentrarnos, recordar detalles y para tomar decisiones; Padecemos de insomnio, despertamos muy temprano o dormimos demasiado; comemos en exceso o perdemos el apetito; en casos graves se presentan pensamientos o intentos suicidas; a nivel físico podemos  experimentar dolores de cabeza, cólicos, problemas digestivos que no se alivian aun con medicamento. ¡Y a pesar de esto, tratamos de ser funcionales en nuestro día a día! Nos ponemos una máscara y vamos aparentando estar bien, aunque internamente estemos peleando una batalla que por momentos creemos está perdida.

Más allá de todas las investigaciones y datos duros acerca de la depresión, es muy importante generar conciencia en la gente acerca  del lado humano de esta enfermedad, de la lucha interna que a diario enfrentamos quienes la padecemos, el hacer frente al rechazo y crítica de quienes nos rodean, a la descalificación y menosprecio de quienes dicen querernos, a la pérdida de relaciones debido a la incomprensión de este padecimiento… Realmente no es tarea fácil, llegamos a cargar con la culpa de que destruimos tanto relaciones de pareja como amistades debido a ese aislamiento en el que nos sumergimos, a esos momentos de furia que no fuimos capaces de controlar. No entendemos qué nos sucede y por consiguiente no podemos explicarlo a los demás, poco a poco nos vamos quedando mudos, deseando pedir ayuda y sin saber cómo, deseando más que palabras simplemente que nos abracen o nos tomen de la mano, un gesto que nos haga saber que no estamos solos, que nos entienden, acompañan y cuidan en esta oscuridad.

¿Cómo ayudar a alguien que padece depresión?  Puede sonar cursi o incluso ridículo, sin embargo, además de la atención médica y psicológica que es prioritaria, una parte fundamental es el amor hacia esa persona lo que puede ayudar a mejorar su condición.

Se debe amar mucho para ser capaz de enfrentar los retos que este trastorno conlleva, recordemos que la depresión no es curable pero si controlable y es a través del amor, mucha paciencia y empatía que se pueden enfrentar los momentos oscuros, contar con la información que permita entender este padecimiento es parte esencial, ser muy cuidadosos con la comunicación, ser receptivos, escuchar con atención y evitar juzgar y hacer comentarios críticos e hirientes, en su lugar lo más adecuado será ofrecer apoyo emocional, comprensión y ánimo.

De ninguna manera se deben desacreditar los sentimientos que la persona en depresión manifieste, y por ningún motivo ignorar ni menospreciar los comentarios que pudieran darse respecto de pensamientos suicidas, sin importar que el escenario parezca adverso debemos confiar en que todo puede mejorar.

Se puede ayudar de muchas formas: Comiencen a hacer de nuevo las actividades que él o ella disfrutaba, no importa que en un principio se niegue, no hay que darse por vencidos, hay que aprovechas los días “buenos”, poco a poco incrementen actividades, sin ejercer mucha presión pues demasiadas exigencias podrían generar sentimientos de fracaso.

Y lo más importante, recordarle a su ser querido cuánto lo ama, que no está solo(a) y que desea que se recupere, decirle que el tiempo y el tratamiento ayudarán a que la depresión pase y que usted estará allí en los momentos que más lo necesite.

Quienes padecemos depresión también tenemos que volvernos conscientes de que no podemos permitir que esta condición nos venza, habrá momentos en los que parezca más fuerte que nosotros, que nuestra voluntad se doblega ante ella, sin embargo, también debemos enfrentarla, no debemos dejarle la responsabilidad a otros… ¡es nuestra vida la que está en riesgo! ¿cómo hacerlo? Primer paso y más importante ¡Levantémonos de esa cama que nos está esclavizando! Comencemos a hacer las cosas que nos gustaban, a practicar algún deporte, vayamos al cine, integrémonos en actividades comunitarias, sociales o académicas… Sí, sé que es una labor titánica, que al principio parecerá hasta imposible de lograr, incluso sé que vamos a iniciar y vamos a renunciar muchas veces, pues no tenemos la fuerza, la voluntad, ni la confianza en nosotros, seguramente vamos a volver a caer, pero, así como caemos así nos tenemos que levantar.

Pongámonos metas realistas, escribámoslas, ya sea en una hoja de papel, en nuestra agenda o en la computadora, no importa, empecemos a hacer compromisos con nosotros mismos, ya hemos perdido demasiado. Empecemos a darnos mucho amor, veámonos al espejo cada mañana y digámosle a la imagen reflejada cuánto la amamos, que no debe cargar con esas culpas que la atormentan y que deseamos verla como era antes de caer en la oscuridad.

Dividamos nuestras actividades, establezcamos prioridades y hagamos lo que podamos cuando podamos, sin presión, el ritmo lo marcamos nosotros y si llegamos a sentirnos angustiados o agobiados simplemente cerremos los ojos, respiremos profundo, despacio, hasta que la calma regrese y entonces…  volvamos a empezar.

Dejemos de sentir culpa y remordimiento por lo que hayamos perdido, relaciones, amigos, bienes, empleos, su tiempo fue limitado, en el caso de nuestras relaciones era una prueba de vida y de amor, no la quisieron afrontar con nosotros, no hay problema, pensemos que no los tenemos porque no les correspondía, dejemos ir y agradezcamos por quienes desean andar a nuestro lado.

Nuestra condición no va a mejorar de la noche a la mañana, todo lleva tiempo. La terapia, el apoyo de quienes nos quieren, y sobre todo el amor por nosotros mismos son los factores que nos ayudarán a mejorar y a encontrar ese rayo de luz que tanto anhelamos.

De mi parte gracias a todos aquellos que se quedaron, sin juzgar, sin rechazar ni menospreciar, que me brindaron su oído y su hombro en los momentos más difíciles, y a los que han llegado mi agradecimiento por su compañía, apoyo y buen ánimo.

Fuentes: Organización Mundial de la Salud.  Centro de Prensa. Nota descriptiva Nº 369. Abril 2016

Depresión. Instituto Nacional de Salud Mental. Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Publicación SP 009 3561. 2009

Facebook Comments

About Ada Martinez

Lic. en Mercadotecnia, Egresada de la Universidad de Especialidades, Instructora de Yoga, con experiencia en la creación de proyectos y programas de promoción turística, interesada en temas que ayuden al desarrollo integral de las personas. Fundadora de Aequilaterus Consultores y Sensaciones Turísticas Operadora Receptiva

Checa esto

EL MIEDO, FRENO O IMPULSO PARA NUESTRO DESARROLLO

“¡Sé valiente! Porque todo lo nuevo comienza con un poco de miedo” Anónimo   Todos …