Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 552

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 553

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 555

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 570

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 573

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 649

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 666

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 673

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 679
La historia de un mal amor por Ada Martínez | Vívelo Tlaquepaque
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Cine, Películas y algo más / LA HISTORIA DE UN MAL AMOR

LA HISTORIA DE UN MAL AMOR

Por las redes sociales circula la historia de un mal amor es la historia de una princesa y un príncipe, cuyo final no es el clásico “Y vivieron felices por siempre”; sin embargo, deja espacio para la reflexión sobre la relación de pareja y esos malos amores que alguna vez llegamos a encontrar o también en los que nos convertimos.

La historia cuenta como un príncipe cansado de estar solo, convocó a todas las princesas casaderas de los reinos vecinos, se dieron cita cientos de ellas a las afueras del palacio y desde la torre principal el príncipe lanzó un reto: Él se casaría con aquella princesa que se hubiera quedado después de pasar tres meses ahí.

Todas aceptaron gustosas, cada una de ellas creyendo que sería la ganadora; sin embargo, con el paso de los días, muchas de ellas fueron rindiéndose y regresando a sus reinos, hasta que solo quedó una, quien permaneció frente al castillo, mirando todos los días hacia la ventana de la torre por donde cada mañana el príncipe salía a observarla.

Así pasaron más días, los cálidos se tornaron en algunos muy fríos, otros incluso con lluvia torrencial, sin embargo, la princesa seguía ahí, firme, aguantando las inclemencias del clima y viendo como el príncipe salía a la ventana y de vez en cuando le hacía un gesto con la mano o le dedicaba una sonrisa.

Una mañana el príncipe se levantó feliz ya que el plazo estaba a punto de cumplirse, él sabía que en unas horas bajaría por la princesa para hacerla su esposa; sin ocultar su júbilo salió al balcón como cada mañana y ¡oh sorpresa! la princesa se había ido.

Pero, ¿qué sucedió con la princesa? Pues bien, ella regresó a su reino y en el camino, se encontró con un niño, que sorprendido le preguntó por qué se rindió si ya faltaba poco para que el plazo se cumpliera; la princesa dulcemente le respondió: “Cada mañana el príncipe se asomaba por la ventana de la torre, hubo días en que el frío calaba hasta los huesos, él me vio temblando; también me vio en las peores tormentas,  con mis ropas completamente mojadas, solo me saludaba de vez en cuando, tuvo en sus manos el poder para evitarme todo ese sufrimiento y, sin embargo, nunca hizo nada. Me di cuenta que yo no le importaba, él no era la persona que yo merecía y por eso me fui”

La relación de pareja representa un reto muy grande, lleno de altibajos y conflictos que pueden superarse con voluntad, comunicación y amor; a este respecto el Dr. Víktor Frankl, sobreviviente de Auschwitz y creador de la logoterapia, explica en su libro “El hombre en busca de sentido” que para descubrir el sentido de la vida es precisamente el amor uno de los caminos. El Dr. Frankl menciona que “nadie es conocedor de la esencia de otro ser humano si no lo ama…” “…Mediante el amor, la persona que ama posibilita al amado a la actualización de sus potencialidades ocultas”.

Al emprender el gran reto de hacer vida en pareja, llenos de ilusiones y proyectos, con ese espíritu inocente pensando en el famoso “felices para siempre”, donde el amor todo lo salva, nos hemos encontrado frente a situaciones complicadas y caminos tortuosos que son parte de esa aventura compartida y ayudan a madurar y fortalecer la relación; sin embargo, ¿qué pasa si nos encontramos con alguien (o somos nosotros) como el príncipe de la historia, egoísta extremo que en los momentos que más se necesita, se queda observando en la distancia o simplemente abandona.

Al principio algunos creemos que dejando pasar situaciones, callarlas o aguantarlas, ayudará a resolverlas; otros, por el contrario, buscamos una y otra vez alternativas de solución, confiamos que algún día las cosas cambiarán y esa persona se dará cuenta y, como en la historia, nos “liberará de nuestro sufrimiento”,  cualquiera que sea la actitud que tomemos, llega el momento en que no podemos más, la realidad de su egoísmo nos cae como balde de agua helada, las promesas y proyectos de un caminar juntos, de una decisión para toda la vida, se desmoronan y nos destruyen por dentro.

La historia de ese Mal Amor, se repite muchas veces, no importa que tan jóvenes o viejos seamos, ni si somos hombres o mujeres, el amor nos ciega y cubrimos con un velo los defectos del otro, potenciamos las cualidades, creemos que lograremos eliminar su egoísmo, pero nos equivocamos, ese Mal Amor jamás cambiará, por momentos se mostrará complaciente, benévolo, amoroso y en otros, la mayoría, simplemente ignorará nuestro malestar y necesidades restándoles importancia.

Busquemos a ese Buen Amor que todos merecemos, aquel que como dice Víktor Frankl “…acepta a la persona como un ser irrepetible, insustituible, entonces surge en toda su trascendencia la responsabilidad que el hombre asume ante el sentido de su existencia. Un hombre consciente de su responsabilidad ante otro ser humano que lo aguarda con todo su corazón, o ante una obra inconclusa, jamás podrá tirar su vida por la borda. Conoce el porqué de su existencia y será capaz de soportar casi cualquier cómo”.

No nos convirtamos en la princesa de la historia, que tuvo que pasar por un martirio para darse cuenta que con el príncipe no encontraría la felicidad; poner límites, amarnos y respetarnos a nosotros mismos son algunos de los ingredientes que nos ayudarán a sacar esa felicidad y compartirla con esa persona, con el buen amor, que tenga también el deseo de compartir su propia felicidad con alguien más, tal como lo expresa Víktor Frankl “…la salvación del hombre sólo es posible en el amor y a través del amor”.

 

Bibliografía

Frankl, Víktor. El hombre en busca de sentido, pags. 65, 104, 134. Herder Editorial S.L. Barcelona. 2004

Facebook Comments

About Ada Martinez

Lic. en Mercadotecnia, Egresada de la Universidad de Especialidades, Instructora de Yoga, con experiencia en la creación de proyectos y programas de promoción turística, interesada en temas que ayuden al desarrollo integral de las personas. Fundadora de Aequilaterus Consultores y Sensaciones Turísticas Operadora Receptiva

Checa esto

El rodaje de la temporada 8 en The Walking Dead se detiene por un accidente fatal

Si eres amante de la serie «The Walking Dead» seguramente sabrás que la temporada 8 …