Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 552

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 553

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 555

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 570

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 573

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 649

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 666

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 673

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 679
¿Hemos encontrado el sentido de nuestra vida? Ada Martinez
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Negocios / Emprendedor / ¿HEMOS ENCONTRADO EL SENTIDO DE NUESTRA VIDA?

¿HEMOS ENCONTRADO EL SENTIDO DE NUESTRA VIDA?

Desde la primera vez que leí “El Hombre en Busca de Sentido” del Dr. Viktor Frankl, me encontré no solo con el relato de un sobreviviente de los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, sino que además cómo esta persona a través de esa experiencia cruel y desgarradora,  desarrolló una manera para que el ser humano fuera capaz de encontrar el sentido de su propia existencia: la logoterapia, pero, ¿cómo alguien puede desarrollar por completo sus potencialidades y darle sentido a su vida si se encuentra sumido en el infierno del confinamiento en un campo de concentración?

Más allá de la narración de cómo se vivía en los campos, de la crueldad y vejaciones hacia los prisioneros, Viktor Frankl detalla las diferentes etapas vividas en esos lugares, este análisis lo llevó a descubrir que las conductas tanto de prisioneros como de guardias eran el resultado de una decisión interior.

Viktor Frankl no fue tampoco la excepción, el actuar que lo condujo finalmente a vivir la cruel experiencia del confinamiento fue también fruto de una decisión interior: El comenzaba de forma exitosa su carrera médica, estaba recién casado, todo parecía muy promisorio aun con la agitación social que ya se daba en las calles, en el momento que comenzaron las deportaciones, confinamiento y encarcelamiento de judíos, la familia Frankl tuvo que buscar alguna solución para evitar ser deportada. Víktor consiguió una visa para emigrar a los Estados Unidos junto con su esposa, sin embargo, sus padres no lo consiguieron, ahí comenzó en él una lucha de conciencia ¿qué hacer, quedarse y ayudar a sus padres o irse y lograr una carrera exitosa? ¿cuál era su responsabilidad? Un día salió a caminar para buscar la respuesta, incluso como todos hacemos en momentos de gran desesperación, pidió una señal del cielo. Al regresar a su casa encontró sobre la mesa un pedazo de mármol con una inscripción en símbolos hebreos, al preguntarle a su padre de qué se trataba este le respondió que era parte de una de las tablas de los mandamientos que había encontrado entre los restos de una sinagoga que habían quemado, y que si quería podría decirle de cuál de ellos se trataba, Viktor le pidió que se lo dijera, la respuesta de su padre fue “Honra a tu padre y madre, para que vivas por mucho tiempo en la tierra” y así fue como Viktor Frankl haciendo caso a la señal divina que había recibido, dejó vencer su visado, se quedó junto a sus padres y su esposa, consciente de que esa era la decisión adecuada, preparados para enfrentar el destino, al cabo de unas semanas toda la familia había sido deportada a Auschwitz, y ahí comenzó lo que sería la prueba más grande que alguien puede tener con la cual encontraría el sentido de su vida.

¿Cuántos de nosotros en algún punto de nuestras vidas nos preguntamos si realmente nuestra vida tiene sentido?

¿Hemos recapacitado acerca de las cosas que hemos hecho a lo largo de nuestra existencia, nuestros logros profesionales y personales, que, por más pequeños que fueran nos han dado muchas satisfacciones, sin embargo, en algún momento sentimos que no son suficientes; que en realidad la vida nos tiene deparado algo mayor?

A partir de estos pensamientos es que podemos comenzar un nuevo viaje, replantear objetivos, reorganizar nuestra ruta de vida, y que nos ayude a encontrar ese sentido; volvernos más conscientes sobre lo que podemos aportar a los demás, ya sea a través de nuestras experiencias personales, de compartir lo poco o mucho que a diario aprendemos, de lo que leemos o investigamos, también a través de las vivencias de otras personas que siempre nos enriquecen, ser capaces de compartir este aprendizaje y que pueda sembrarse una semilla en alguien más y sea un efecto multiplicador que se extienda a más y más personas… ¿Será esa la forma de dejar huella? ¿Algo como compartir ideas es una forma de dar sentido a nuestra vida, de hacernos felices?

Podríamos decir que ser feliz y trascender es la aspiración máxima de toda persona, para Viktor Frankl “trascender es la esencia de la existencia humana” y para Emmanuel Kant la felicidad es “la consecuencia del cumplimiento del deber”, si unimos ambos conceptos entonces para que alcancemos esta meta, que logremos nuestra realización como seres humanos buscamos el sentido de nuestra vida orientado a algo que va más allá de nosotros mismos.

Para encontrar el sentido de nuestra vida es la conciencia la que nos guía, nuestra “facultad de descubrir y localizar ese único sentido que se esconde detrás de cada situación”, éste se encuentra en constante transformación, puede variar de un momento a otro, así como de una persona a otra, está ligado a una situación particular, pero también está unido a nuestros valores. Otro componente importante es la libertad, la que nace dentro de nosotros y que nos permite elegir entre dos posibilidades: ya sea, seguir lo que nuestra conciencia nos dicta o ignorar lo que esta nos advierte, y asumir las consecuencias de dicha elección, esta “libertad interior” es la que le da una intención y sentido a nuestra vida pues nos permite tomar la actitud con la que la enfrentaremos, así como Viktor Frankl siguió el dictado de su conciencia al elegir libremente permanecer con su familia y enfrentar juntos el mismo destino.

Si creemos que nuestra vida carece de sentido, no importa que tan jóvenes y no tan jóvenes seamos, debemos recapacitar en si algo de lo que hacemos realmente vale la pena, si hemos sido útiles a los demás y si cualquier cosa que hayamos hecho (o hagamos) tendrá un efecto positivo, si dejará huella en alguien, es la vida la que nos pone las pruebas a lo largo de nuestro camino para encontrar ese sentido, será nuestra actitud y responsabilidad lo que nos haga cumplir con ese propósito específico en cada etapa de nuestra existencia, nos irá enriqueciendo y nos irá preparando para nuevas pruebas y nuevas búsquedas.

La vida para cada uno de nosotros es única, incomparable e irrepetible, para cada ser un humano presenta pruebas diferentes con respuestas distintas, darle sentido a nuestra vida debe empezar por proponernos metas a futuro, objetivos concretos que nos hagan construir una vida plena, dice el Dr. Frankl “en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros”, al final del transitar por nuestra existencia, podemos voltear al pasado y darnos cuenta que lo que hayamos hecho con conciencia, con nuestra libertad interior, con responsabilidad, con triunfos y derrotas, realmente tuvo sentido, que veamos ese pasado y agradezcamos lo vivido y nos sintamos orgullosos.

Uno de los rasgos principales de la existencia humana es su capacidad de elevarse por encima de su condición biológica, sociológica o psicológica y trascenderlas: el hombre es un ser autotrascendente, un ejemplo de esto es una conversación improvisada que Viktor Frankl tuvo con una de sus pacientes, frente a sus alumnos, ella, una mujer de 80 años, enfermera retirada y con un cáncer terminal que necesitaba darse cuenta del sentido que tuvo su vida y agradecer por ello poco antes de que ésta muriera, Frankl la condujo poco a poco a través de esta conversación a hacer un recuento de su vida y cómo ésta había sido maravillosa, no importaba que el final estuviera cerca, antes de concluir esta conversación, entre aplausos de los asistentes en esa sesión Viktor Frankl le dijo a su paciente  “ ¿Se da cuenta Sra. Kotek? ¡Su vida es un monumento, uno que nadie en el mundo puede destruir!”

Mi madre siempre decía que nosotros somos los arquitectos de nuestro destino, y como tales somos responsables de construir ese monumento que es nuestra vida, ese, cuyo legado nadie pueda destruir.

Fuentes: Frankl, Viktor E., El Hombre en Busca de Sentido, Herder Editorial SL, Barcelona, 2004

Frankl, Viktor E., La Presencia Ignorada de Dios, Herder Editorial SL, Barcelona, 1995

Facebook Comments

About Ada Martinez

Lic. en Mercadotecnia, Egresada de la Universidad de Especialidades, Instructora de Yoga, con experiencia en la creación de proyectos y programas de promoción turística, interesada en temas que ayuden al desarrollo integral de las personas. Fundadora de Aequilaterus Consultores y Sensaciones Turísticas Operadora Receptiva

Checa esto

Anuncios de Facebook ¿lo estás haciendo bien?

En esta era de las Redes Sociales las empresas invierten cada día más presupuestos a …