Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 552

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 553

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 555

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 570

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php on line 573

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 649

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 666

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 673

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/wordfence/models/block/wfBlock.php:552) in /homepages/43/d595066385/htdocs/clickandbuilds/RevistaVveloTlaquepaque/wp-content/plugins/cleantalk-spam-protect/cleantalk.php on line 679
AL ENCUENTRO DE NUESTRO NIÑO INTERNO - Vívelo Tlaquepaque
A huge collection of 3400+ free website templates JAR theme com WP themes and more at the biggest community-driven free web design site
Home / Humanidad / AL ENCUENTRO DE NUESTRO NIÑO INTERNO

AL ENCUENTRO DE NUESTRO NIÑO INTERNO

“El niño que yo solía ser, hoy todavía vive y entre él y el adulto que soy no existe abismo alguno. Cuando dejamos de ser niños, estamos muertos. Nunca debemos olvidar el niño que somos”

Michael Ende

 

Hace algunos días después de una fuerte lluvia salí a caminar con mi perro, por las calles aun corría el agua y en algunos puntos se habían formado charcos, lo mejor de todo es que el agua lucía muy cristalina, de pronto en mi camino de regreso a casa y sin pensarlo bajé de la banqueta y comencé a caminar entre los charcos y ríos formados, sin prisa y disfrutando la sensación del agua en mis pies, ¡me descubrí sonriendo! Un par de personas me vieron de reojo, extrañadas y posiblemente pensando que yo estaba loca, obvio no le di importancia llegué a casa, me sentía muy contenta, recordé la última vez que disfruté la lluvia, yo tendría 8 o 9 años. Obviamente estos recuerdos llegan con la nostalgia, pero también con la alegría (en mi caso) de una infancia feliz.

 “Yo te miro, yo te miro sin cansarme de mirar y que lindo niño veo a tus ojos asomar”

 Gabriela Mistral.

 

Esa experiencia me hizo pensar en cómo al convertirnos en adultos nos olvidamos del regocijo por las cosas sencillas de la vida, de disfrutar y asombrarnos con lo que tenemos a nuestro alrededor; crecemos y debido a las experiencias de vida que nos marcan (positivas y negativas), podemos transformarnos ya sea en adultos seguros y felices o en personas llenas de angustias, miedos, culpas, en ocasiones violentas con nosotros mismos y con los demás, lo que nos puede hacer incluso repetir patrones con nuestros hijos.

¿Cuántas veces nos detenemos a recordar las cosas que disfrutábamos en nuestra infancia? El sabor de nuestro helado favorito y la sensación del mismo derritiéndose en nuestras manos, los juegos en los que pasábamos horas concentrados. ¿Por qué optamos por ocultar a ese niño que un día fuimos? Es cierto que no todos pasamos por infancias llenas de felicidad también hay aquellas personas cuya niñez fue difícil, que sus circunstancias particulares los obligaron a crecer de golpe y les impidieron disfrutar de aquello que todo niño merece: Amor, reconocimiento, vínculo emocional, apoyo, lo que le trajo como consecuencia crecer con inseguridades, desconfianza y miedo.

También es importante preguntarnos ¿cuántas veces dejamos que nuestro niño interno salga y nos permita disfrutar de la vida sin temor de lo que alguien más vaya a pensar, sin importar que nos tilden de locos?

La UNICEF señala que la etapa de la infancia es esencial para el desarrollo, pues más allá del crecimiento físico, es el aspecto psicosocial donde se generan los vínculos con los demás seres humanos.  Es entre los siete y ocho años que nuestro ser emocional se desarrolla, es aquí la parte clave donde se brindan los momentos y experiencias que nos convierten en las personas que ahora somos, por lo tanto, esta etapa debe cuidarse ya que es determinante en nuestra formación.

“En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta”

 Pablo Neruda.

Es así que reencontrarnos con nuestro niño interior resulta muy importante si aspiramos a vivir una vida plena y feliz, sanar las heridas emocionales de nuestra infancia que nos han ocasionado problemas. Debemos hacer conciencia que nuestro niño interno es la base de nuestro ser emocional, por lo tanto, al “rescatarlo” seremos capaces de transformarnos en la mejor versión de nosotros mismos.

Aunque nuestro niño interno se encuentra escondido, es él quien nos permite cierto equilibrio entre la parte racional de nuestro yo adulto y la parte libre, pura e ilusionada de nuestro yo infantil; incluso ante las dificultades, no es la persona adulta quien reacciona, esa preparada académicamente, sino el niño interior, aquel con heridas emocionales, que lleva el control de esas tormentas.

¿Qué es lo que nuestro niño interno nos pide? De diferentes formas nos llama a no darle tanta importancia a las cosas, quitarnos nuestra armadura de tristeza y volver a dibujar una sonrisa franca y honesta en nuestro rostro, nos demanda amor y cuidados, pero de igual forma nos exige que seamos capaces de ofrecer amor, de abrazarlo y mimarlo, en pocas palabras nutrir nuestra autoestima, pues somos nosotros mismos el punto de atención más importante de nuestra vida. Por último, y no menos importante, es no ser tan exigentes con nosotros mismos, que seamos capaces de relajarnos y poner más atención a las cosas sencillas, que juguemos y experimentemos más, que valoremos las alegrías, sin temor y sin perder la ilusión por la vida.

“El hombre mejor no es nunca el que fue menos niño, sino al revés: el que al pisar los treinta años encuentra acumulado en su corazón el más espléndido tesoro de la infancia”

 José Ortega Y Gasset.

Sabemos que es lo que nos pide, pero ¿cómo unirnos a él? La psicóloga Valeria Sabater sugiere tres sencillos pasos:

  1. VISUALÍZATE A TI MISMO COMO NIÑO: Como un acto de introspección a la esencia de ayer, del niño que fuimos y ahora se encuentra escondido
  2. PIENSA EN ESA IMAGEN trayendo a la memoria cualquier momento cuando tenías siete u ocho años. ¿Qué ves? ¿Sigues siendo la misma persona? ¿Disfrutas abrazar a tus padres? Contén ese amor ¿Existe alguna pena en tu pasado? Acepta y perdona, te sentirás más libre, aporta calma a ese recuerdo, sin resentimientos y que de aquí en adelante te permita vivir en paz.
  3. ESTABLECE UN DIÁLOGO CON ESE NIÑO: Crea una unión fuerte con él, pregúntale que necesita ahora para ser feliz de nuevo, hazle caso.

Reencontrarnos con nuestro niño interior es fundamental para nuestra evolución, para Valeria Sabater crecer es saber madurar con el tiempo, conservando todo lo bueno de cada etapa vivida, así como a los niños se les permite cierto toque de locura y espontaneidad, también a nosotros como adultos que nos unimos con nuestro niño interior sin importar que se nos etiquete de locos, nos está permitido tomarlo de la mano y caminar disfrutando plenamente nuestra vida, ya Friedrich Nietzsche aseguraba “La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño”.

Para todos nosotros ¡Feliz Día del niño!

“El secreto de la genialidad es el de conservar el espíritu del niño hasta la vejez, lo cual quiere decir nunca perder el entusiasmo”

 Aldous Huxley.

 

 

Fuentes: Eugenia Orbe. La importancia de mantener vivo nuestro niño interior.

                 Consuelo Hernández. Rescatar a tu niño interior para ser feliz.

                 Valeria Sabater. Aprende a reencontrarte y a curar tu niño interior. 2015

Facebook Comments

About Ada Martinez

Lic. en Mercadotecnia, Egresada de la Universidad de Especialidades, Instructora de Yoga, con experiencia en la creación de proyectos y programas de promoción turística, interesada en temas que ayuden al desarrollo integral de las personas. Fundadora de Aequilaterus Consultores y Sensaciones Turísticas Operadora Receptiva

Checa esto

EL RESPETO, ¿UN VALOR EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

Hablar de respeto es presentar el más importante de todos los valores pues constituye la …